Usted está aquí

El objetivo fundamental de esta línea de trabajo es reducir la necesidad de antibióticos mediante la prevención de la enfermedad. En este contexto, resultan claves las estrategias para las mejoras en las medidas de higiene, el desarrollo de pruebas de sensibilidad y métodos de diagnóstico rápido, así como el desarrollo de normas para reducir el riesgo de infección y transmisión de organismos resistentes en diferentes ámbitos.